log in

Le diagnostico que usted es muy feliz

Siempre está feliz porque en todo encuentra un motivo. Salva vidas pero no es superhéroe, escucha el corazón pero no es poeta, conoce el remedio para cualquier enfermedad pero no es científica. Su profesión tiene sello propio y es el de remplazar dolores por sonrisas.

Cuando las personas la buscan, la mayoría de las veces es con malas noticias. Le piden “consulticas” que cada día la motivan a aprender más. No tiene una hora definida para dormir porque, inclusive, en pocas ocasiones lo hace.

María Camila Manrique es enfermera de la Gobernación de Antioquia. Ejerce esta profesión desde que tiene conciencia, porque cree que el título universitario no fue el único que le dio la experiencia y la vocación, sino la herencia que dejó su abuela en la familia.

No le da miedo enfrentarse a la muerte o a una situación que la atraiga, considera que es el mejor momento para medirse y aplicar los conocimientos que a sus 23 años de edad ha adquirido a través de la curiosidad, la escucha y sus compañeros de trabajo.

Le gusta viajar, pero nunca lo ha hecho, no por falta de intención sino de dinero. Sin embargo, conserva la esperanza de conocer Orlando para participar en los juegos de alta adrenalina que allí se encuentran.

Se considera una persona sociable y por eso, no le gusta estar sola. Cuando en su oficina no hay nadie, aprovecha para recetarse una buena dosis de música que la hacen imaginar y Pensar en Grande.

En su casa se ha convertido en el salvavidas de muchos. Una inyección, tomar la presión y medir los signos vitales son sus actividades cotidianas. Pero se siente feliz de hacerlo porque está retribuyendo las enseñanzas

de su abuela que trabajó al servicio de los seres más cariñosos: los ancianos.

Ella se le ha adelantado a la vida, piensa que el tiempo que se pierde no se recupera, y por eso, cada segundo es un espacio ideal para conocer enfermedades raras y atender en su oficina no solo con fines curativos sino de guía para aquellos que no saben cómo funciona la Administración Departamental.

Tiene tiempo libre, aunque muchos por su oficio de enfermera no lo crean. Le alcanza cada día para cuidar la salud de muchos usuarios, bailar, estar con su esposo y compartir fechas especiales con su familia.

Siempre está dispuesta a ayudar y aunque “no se las sabe todas”, para lo que desconoce también tiene el remedio: su dos compañeros de trabajo que siempre sacan tiempo para enseñarle.

Después de atender a un paciente, muestra una cara de satisfacción y cansancio. De cada uno aprende algo y espera que la vida siga siendo su aliada en esta pasión. No le gustan las mariposas, sabe que se mueren pronto y quizás las inyecciones que les aplique no las salvarán.

Se autodiagnóstica: es una mujer alegre, con paciencia y sentido de humanidad. Labora para construir un peldaño de principios y sueños. Cuando suena su despertador a las 5: 30 de la mañana vuelve a existir: es un nuevo día, que le brindará la oportunidad de ser feliz porque siempre piensa en conservar el bienestar de la sociedad.

Gobernaciónde Antioquia
Oficina de Comunicaciones 

Medellín, 12 de mayo de 2017
Escrito por: Érica Yasmín Zapata Vásquez
Revisó: Jorge Alberto Velásquez

Departamentos Administrativos