log in

Gobernador Luis Pérez, presentó situación de Hidroituango ante la Comisión Quinta del Senado

- Detalló lo que ha llamado Errores Constructivos de Hidroituango.

- Finalizó diciendo a los senadores que lo que tiene que quedar claro siempre, es que las obras públicas tienen que quedar bien hechas, para que no se conviertan en un problema para toda la vida.

El Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez intervino este miércoles ante la Comisión Quinta del Senado de la República para presentar la situación de Hidroituango.

El mandatario seccional calificó de conveniente que el Congreso se interese por una de las obras de ingeniería más importantes de los últimos tiempos y comenzó precisando algunos términos y detalles:

La Gobernación de Antioquia es socio del proyecto y ha tenido que atender además a los damnificados por la emergencia.

Precisó que la empresa se llama Hidroituango Sociedad Anónima, de la cual, la Gobernación tiene el 53% y EPM el 47%, pero además, la Gobernación contrató a EPM para construir la obra.

Dijo que se necesita serenidad para abordar todo y que lo importante es que la obra vaya bien, de lo contrario, hay que tratar a EPM como un constructor de una obra pública, porque una obra mal hecha es perjudicial para todos y en todos los niveles.

Recordó que cuando él habla de los problemas en la construcción de la obra, ha visto mortificación en el Gerente de EPM, algunos de sus técnicos y al propio Alcalde de Medellín. Expresó que entiende que lo odien porque diga la verdad, pero no pueden odiar la verdad.

Precisó que los problemas de la obra no son geológicos sino de construcción, de las empresas que contrató EPM para hacer las obras y deben responder, pero la Gobernación no se debe entender con esos contratistas, sino con EPM a quien contrató.

Recordó que existen dos documentos claves para entender las condiciones del contrato con EPM y les pidió a los congresistas estudiarlos a fondo.

Anotó que unas 129 mil personas aguas abajo del proyecto sufrieron por las inundaciones o su inminencia y se atendieron, sin que nadie resultara muerto o herido.

Advirtió ante los congresistas que habrá contradicciones entre Hidroituango y EPM y la Alcaldía de Medellín, por los errores constructivos que se han detectado y los retrasos que han generado.

Detalló los incumplimientos y las fechas en que se debían dar esos pasos de la obra, como el llenado del embalse, comenzar a generar energía y otros, estipulados en el contrato con fechas precisas en que se debían cumplir, o de lo contrario se generarían multas o compensaciones, llamadas cláusulas penales de apremio.

Y además citó que hay firmado un compromiso de EPM, que estipula pagar esas posibles cláusulas, de presentarse sin acudir a demandas ni alegatos legales.

Recalcó que se habría procedido igual si el contratista hubiera sido cualquier otra entidad distinta a EPM.

Anotó que esa obra hay que recuperarla y terminarla, porque es parte del futuro de Antioquia y del país.

Precisó que a Hidroituango le debe responder EPM, no ninguna compañía de seguros y además, que las obras tienen que quedar bien hechas.

Reiteró que tiene la obligación legal, llegado el caso, de imponer una multa y que no pueden perdonarla porque todos los entes de control entrarían a ejercer su función y podríamos ir a la cárcel por detrimento en el manejo de dineros públicos.

Expresó que ha pedido a todos los actores de este asunto pensar y razonar antes de tomar decisiones.

Detalló que la primera obra que se realizó fueron los dos túneles para desviar el río Cauca a cargo de un consorcio chileno por valor de 42 mil millones de pesos y un tiempo de 612 días de ejecución. Este consorcio no fue capaz de llevar a cabo la obra y a los 825 días no la habían terminado y EPM había tolerado a este contratista y entonces el proceso entró en crisis.

Luego, dijo el gobernador, EPM tomó la decisión de hacer un tercer túnel y el comité técnico de Hidroituango les recomendó no hacerlo porque deberían asumir cualquier efecto negativo que se presentara al sacar al proyecto de su diseño original. Precisó también que la junta directiva de Hidroituango no aprobó construir ese túnel.

Dijo además el Gobernador que el tercer error fue iniciar la construcción de ese túnel sin tener licencia ambiental, la cual fue tramitada después de construirlo, lo cual es error de construcción y también legal. En este punto debe tener también responsabilidad la ANLA, anotó Pérez Gutiérrez.

El cuarto error que definió el Gobernador fue el hecho que los dos túneles iniciales debían ser cerrados cuando la presa llegara a la altura de 390 metros sobre el nivel del mar.

En este punto expresó Pérez Gutuiérrez, que algunos asesores de EPM le recomendaron cerrarlos cuando la presa llegara a los 383 metros de altura, sin consultar a los dueños de la obra. Además, anotó que en realidad los túneles fueron cerrados cuando la presa llegó a los 379 metros, mucho antes de las medidas aconsejadas. Además no estaba listo el llamado túnel de escape intermedia.

Agregó el Gobernador que luego vino el taponamiento de ese tercer túnel y para saber qué lo había causado, se contrató un estudio con la Universidad Nacional, que dijo que este túnel no tenía la capacidad suficiente para conducir toda el agua que le aportaría el río Cauca.

Este caudal era de unos 1.800 metros cúbicos por segundo en promedio y el túnel solo podría con unos 1.200 metros como máximo, lo cual causó su colapso el 28 de abril. El Gobernador calificó esto como un problema de construcción

El otro error constructivo fue que EPM aseguraba que luego de este problema del tercer túnel ellos eran capaces de destapar los dos túneles originales en nueve días, lo cual no pudieron hacer, según informó el estudio de la Universidad Nacional, por mal uso de los explosivos, que afectaron la zona aledaña a estos túneles.

Luego el 12 de mayo ocurrió la creciente del río con más de 6 mil metros cúbicos por segundo, caudal que el Cauca solo lo ha tenido cada 500 años, según dijo el estudio de la Universidad Nacional.

Detalló el Gobernador ante la Comisión Quinta del Senado, que Hidroituango como empresa pública tiene que tener todos estos argumentos para poderle reclamar a otra empresa pública como es EPM y debemos dejar todo claro para que más tarde no nos imputen algo que no hicimos

Dijo que lo que hay que hacer es sentarse con tranquilidad con EPM y mirar esas multas cómo se operan, pero el Gobernador de Antioquia no tiene ninguna potestad de decir: “me niego a cobrar esas multas”. Porque salgo de aquí y me demandan por detrimento patrimonial, expresó.

Dijo además el Gobernador, que con EPM hay que sentarse a hablar del lucro cesante. Porque, según proyecciones que tiene la gerencia de Hidroituango, teníamos unos ingresos después de pagar deudas, por la generación de energía, que eran para el 2018 de 53 mil millones de pesos, en 2019 de 421 mil millones de pesos, para 2020 eran 467 mil millones, para el 2011 eran 465 mil millones y de demorarse este problema cuatro años, en total en lucro cesante serían hasta de 2,1 billones de pesos.

Dijo que todo esto hay que leerlo con calma, que no se trata de ponerle al tema congresistas amigos o enemigos, sino que hay que tener serenidad, ponernos de acuerdo y saber que hay dos empresas del estado involucradas en el asunto.

Llamó la atención el Gobernador de manera especial, que lo que tiene que quedar claro siempre es que las obras públicas tienen que quedar bien hechas, para que no se conviertan en un problema para toda la vida.

Gobernación de Antioquia
Oficina de Comunicaciones
Elaboró: Luis Guillermo Morales Tobón
Revisó: Jorge Humberto Moreno S.
Medellín, 31 de octubre de 2018
# 821

Departamentos Administrativos