log in

  

La Secretaría de Salud de Antioquia, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental, entrega recomendaciones para su cuidado

Medellín, 9 de octubre de 2020

- Este 10 de octubre el mundo conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, por lo que desde la Secretaría de Salud la invitación está enfocada a la prevención y reconocimiento de las primeras señales de las alteraciones mentales en la población.

- Para la atención de condiciones emocionales y mentales la Gobernación de Antioquia dispone de la línea de Salud para el Alma: 4407649.

Este sábado el mundo entero celebra una fecha importante, el 10 octubre fue establecido por la Organización Mundial de la Salud, OMS, como el Día mundial de la salud mental un concepto que de acuerdo con la OMS no se refiere exclusivamente a la ausencia de enfermedad, sino que se define también como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Además, está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos mentales, el tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por estos trastornos.

Según los expertos, una buena salud mental favorece la salud física. Los trastornos mentales pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, diabetes o enfermedades cardiacas, por ejemplo. Agregan también los profesionales, que entre algunos de los factores que pueden afectar la salud mental se cuentan: antecedentes familiares, abuso de sustancias, factores biológicos como genes o química cerebral y experiencias de vida.

De acuerdo con Lina Marcela Muñoz Zapata, psicóloga especialista de la Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia, dentro de la definición de salud mental de la OMS, el componente social es muy importante, pues “está relacionado con la interacción con los demás, el comportamiento y las interacciones del individuo a través de recursos emocionales y mentales para que la persona pueda transitar por la vida, relacionarse con los demás y hacer contribuciones. En términos simples, la salud mental es un estado de bienestar que involucra las propias capacidades para el relacionamiento y resolver las tensiones de la vida”.

Tanto en el nivel nacional como departamental, señala la especialista, las afecciones más comunes en términos de salud mental son la ansiedad y la depresión, para lo que sugiere tener en cuenta estas recomendaciones: cuidar el sueño, pues “neurológicamente se ha comprobado que cuando no dormimos hay alteraciones mentales como pérdida del tejido cerebral, afectación de procesos cognitivos como memoria, atención, percepción y estado de ánimo”.

Entre otras medidas se cuenta la práctica de actividad física y otras actividades que generen disfrute, acudir a técnicas de meditación, relajación o respiración, cuidar la alimentación, organizar el tiempo, cuidar las relaciones interpersonales, controlar las emociones y compartir las preocupaciones y tristezas.

Finalmente, para identificar las primeras señales de cada una de estas enfermedades, la experta llama la atención sobre comportamientos como preocupación constante, vivir en el pasado o en el futuro, llanto frecuente, aislamiento, abandonar actividades que antes disfrutaba, trastornos del sueño, ideas de muerte, desesperanza, desesperación, exacerbación de sensaciones como tensión, miedo, angustia y desasosiego emocional.

Más información para periodistas: Natalia Ospina V. 314 669 79 49

Departamentos Administrativos