log in

  

Día clásico Universidad de Antioquia

9 de octubre de 2020
Buenas tardes,

Me resulta imposible acudir a este hermoso Paraninfo que es referente de la cultura, la dialéctica y la inteligencia para celebrar la larga vida de la Universidad de Antioquia, sin evocar a Aníbal Gaviria Correa.

Es que este espacio por el que han pasado lo más eximios pensadores de América y tantos del mundo, fue el que él eligió para su posesión como Gobernador de Antioquia en 2004; y más recientemente estuvo aquí, como parte de la programación de Mayo Unidos por la Vida, dialogando con el egresado y exalcade Alonso Salazar; con Azucena Restrepo, la presidenta de Proantioquia y con la periodista Adriana Cooper, sobre la justicia y la equidad.

Qué paradoja! Un mes después fue separado de su cargo y ha sido, desde mi punto de vista, víctima de un sistema de justicia y ha perdido el bien preciado de la libertad; al tiempo que nos niegan a nosotros el derecho a ser gobernados por su inteligencia y su liderazgo. Hoy, además, debería estar libre por vencimiento de términos, pero tampoco esa garantía ha tenido. No ha sido suficiente demostrar la necesidad, oportunidad y visión de construir un puente en el que no se perdió un peso y que significa progreso para una comunidad.

Y en eso, señor rector y comunidad universitaria, Aníbal Gaviria ha sido un ejemplo sin igual: en tender puentes y en acercar oportunidades. Dos elementos que lo hacen digno además de presidir el Consejo Superior Universitario, porque eso también lo que hace la Universidad desde hace 217 años.

Así que hoy, en el día clásico de la más importante universidad pública de la región y una de las más importantes del país, debemos cantar, como no, con todo el entusiasmo a la Universidad, invicta en su fecundidad.

La Universidad, especialmente la pública, es el puente que nos acerca al conocimiento, que pone en juicio cotidianamente el saber para avanzar y aportarle a la sociedad. La universidad es un motor social, el impulso a las oportunidades y la mayor contribución a la equidad. Por eso nosotros repetimos con insistencia: educación se escribe con E de equidad.

En este recinto, como en cada rincón de la Universidad, el eje de la vida está en la capacidad de entenderla, en la fuerza dialéctica y en el respeto a la diversidad. La Universidad es el universo, la contradicción tramitada, la fiesta de las ideas y de las posiciones contrarias, el mundo de la palabra. Así la tenemos que preservar para ésta y las generaciones que vienen, porque así es como se construyen el conocimiento y la sociedad.

Y no puedo pararme en un atril universitario en medio de la más profunda crisis de salud pública de nuestra era, sin agradecer el pasado y el presente de los aportes que ha hecho el Alma Mater de la Tierra:

Aún no hemos dimensionado el aporte histórico de personas como el doctor Héctor Abad Gómez, quien recorría estos corredores para hacer su programa radial y amplificar sus ideas de salud pública, y cuyo nombre, en justicia lleva la Escuela Nacional de Salud Pública. Nosotros, los epidemiólogos, le debemos los aportes y la inspiración.

Pero hoy los antioqueños debemos a la Escuela y a la Universidad, un aplauso cerrado y cargado de gratitud, por los muchos aportes que han hecho desde el conocimiento y la investigación para afrontar los desafíos de la pandemia.

Desde antes de que el coronavirus llegara a nuestro territorio, el Gobernador Aníbal creó un Comité Técnico y una reunión diaria de seguimiento, instancias que mantenemos y en las que, desde el primer día, tienen asiento profesores de la Universidad de Antioquia, que se han convertido en nuestros coequiperos en esta difícil tarea, y cuyos aportes han sido valorados incluso por el Gobierno Nacional.

Yo he insistido en que no hemos superado la pandemia. No desde una posición pesimista sino con apoyo, precisamente, en los datos y los análisis que hacemos todos los días con los expertos y los profesores universitarios. Pero también he repetido que tenemos la obligación de ser voceros de la esperanza, y en eso, la Universidad de Antioquia también nos ha dado ejemplo. Aquí sigue, 217 años después, invicta en su fecundidad.

Para nosotros es un imperativo servir con alegría. Eso significa convertir las barreras en desafíos y utilizar los sinsabores como impulso para hacer más y mejor, con una consigna que la Universidad de Antioquia ha entendido y dimensionado: UNIDOS.

Usted lo sabe bien rector, porque ha sido coequipero y amigo, porque ha encontrado el espacio para manifestar su opinión cunado no hemos estado de acuerdo, pero ha encontrado la puerta siempre abierta para trabajar conjuntamente, en todo el territorio, como lo ratificaremos mañana en Amalfi.

Y déjeme terminar con una referencia que considero obligatoria: avanza en la Asamblea la discusión del proyecto de ordenanza que definirá el presupuesto del departamento para el próximo año. En ese proyecto, incluimos los alivios de Matrícula Cero para los dos semestres de 2021 en la U de A y las demás públicas del departamento, en las mismas condiciones que logramos hacerlo este año.

Es un esfuerzo grande, usted lo entiende rector, no estaba en los planes iniciales de nadie, pero creemos que es un ejercicio de equidad, otro desafío adicional que nos imponen estos tiempos y esta pandemia. Confiamos en que los jóvenes de Antioquia, nuestros estudiantes, lo sabrán valorar y aprovechar.

¡Larga vida a la Universidad de Antioquia!

Muchas gracias.

Luis Fernando Suárez Vélez
Gobernador encargado de Antioquia

 

 

Departamentos Administrativos