log in







  

Manifiesto por la Vida, un gesto ético y político en contra de todas las guerras

Medellín, 24 de mayo de 2022

- El acto simbólico en defensa de la vida y rechazo a las violencias, celebrado este martes, contó con la presencia del Gobernador de Antioquia y del cónsul honorario de Ucrania, país que cumple tres meses asediado por la invasión rusa.

- El artista colombo-ucraniano Ianko Bogdam y el cantautor colombiano John Harold Dávila ofrecieron un recital para hermanar a ambas repúblicas.

- El evento, que hizo parte de la programación de Mayo por la Vida, contó también con la presencia de una familia ucraniana.

Un hermanamiento simbólico entre Antioquia y la república de Ucrania fue el epicentro, la noche de este martes, del Manifiesto por la Vida, un acto simbólico componente del programa Mayo por la Vida, en el que la Gobernación de Antioquia ratificó su voluntad ética y política de rechazar todas las formas de violencia.

Justo cuando se cumplen tres meses del asedio y ocupación de Rusia a Ucrania, la Gobernación de Antioquia convocó este Manifiesto para el cual fueron invitados especiales el cónsul honorario de Ucrania en Colombia, Luis Bernardo Ramírez Brand, así como una familia ucraniana, conformada por Tetiana Patoka y Oleksii Kutnii y sus hijos Tetiana Kutnia, Lukas Kutnii y Martin Kutnii, quienes decidieron quedarse a vivir en Colombia, donde pasaban sus vacaciones cuando inició la guerra.

El Manifiesto por la Vida es un acto simbólico en defensa de la vida y en rechazo a las violencias que atentan contra la humanidad y que están presentes en la vida cotidiana en la región, en el país y en el mundo. Según el gobernador Aníbal Gaviria Correa, lo que comenzó como “una forma de homenaje, de recuerdo a Guillermo Gaviria Correa, a Gilberto Echeverri Mejía y a los ocho militares que los acompañaron en el suplicio del secuestro y posterior muerte violenta a manos de las farc, se convirtió luego en un recuerdo, un homenaje y una memoria a tantos colombianos y antioqueños que han muerto en el desangre doloroso que ha significado la violencia en nuestro país por tantos años”.

Añadió que “no quisimos conmemorar ese hecho de forma luctuosa, oscura, sino exaltando la vida, apostando por la vida, por eso convocamos cada mayo a Mayo por la Vida”.

Reiteró que sus gobiernos han llevado siempre un mensaje: “la primera prioridad del gobierno y de la sociedad debe ser la defensa, el cuidado, el respeto y la honra de la vida” y enfatizó en que “pocas sociedades tendrán la autoridad moral para hablarle al mundo de la vida como nosotros, que hemos soportado tanto dolor y tanta muerte”.

Por esa razón, recalcó, “nuestra manifestación de solidaridad al pueblo de Ucrania y nuestra manifestación de rechazo contundente, clara, sin esguinces, a la violenta invasión de Rusia a Ucrania”. Y añadió: “un aspecto fundamental para luchar contra la violencia es no dejarse ganar por la indiferencia y esa es la voz que levantamos hoy. Por eso estamos hoy aquí, quizá de manera utópica y sin un efecto real y contundente, pero tenemos la convicción para la levantar una voz contra la indiferencia”.

Palabra, música y fuego fueron los elementos presentes durante el acto, en que las voces de distintos ciudadanos representaron la pluralidad del homenaje a las ausencias que la violencia arrebata y la presencia de quienes resisten pacíficamente desde la noviolencia en cada escenario de la vida.

El artista Ianko Bogdam, nacido en Bogotá y de madre ucraniana, y el cantautor colombiano John Harold Dávila ofrecieron un recital musical mientras la poesía se hizo presente en la voz de la escritora Manuela Gómez Quijano y del periodista y lector Carlos Ignacio Cardona.

Por su parte, el cónsul honorario de Ucrania en Colombia, Luis Bernardo Ramírez Brand, agradeció en nombre de Ucrania por “expresar su apoyo a la dura situación por la que pasa Ucrania en estos momentos”.

Enfatizó en que “Rusia ha violentado gravemente los principios del Derecho Internacional” y recordó que “al día de hoy millones de ucranianos han tenido que abandonar su hogar y su familia y otros se han visto en el deber de enviar a sus hijos, esposas y padres a destinos desconocidos, con maletas cargadas de incertidumbre, para quedarse a defender su patria, su libertad y su vida misma”.

“Ucrania reitera su agradecimiento a Colombia, a Antioquia y a los demás países por el apoyo y condena a tan repudiables actos por parte de Rusia contra la paz y la estabilidad mundial”, dijo e hizo un llamado al Gobierno colombiano para que sigan brindando su apoyo a los refugiados ucranianos en el país.

Al finalizar el acto, se leyó el Manifiesto por la Vida, que textualmente dice lo siguiente:

“Cuando decimos noviolencia, decimos vida. Cuando decimos vida hablamos de esta posibilidad de respirar juntos sobre un mismo suelo, bajo un mismo cielo. Con dignidad. 

Nuestro acuerdo es plural. Acuerdo que da un paso más allá de la indignación para construir un lugar que pueda vencer a la inequidad. 

Acordamos recordar a los que no están para iluminar a los que vendrán. Antioquia es este hogar donde la noviolencia ha encontrado, por años, tantas maneras de ser y estar. Tanto así que hoy nuestro departamento es sinónimo de inspiración. Y acción.

La vida es sagrada, la palabra también. Creemos en el diálogo como puente que acerca orillas. Si existe conflicto también ha de existir solución. La noviolencia es una de las formas de la reconciliación. Nunca está de más pensar en los demás: nosotros somos los otros de los otros y por eso mismo nos deben importar.

La violencia es negación de la inteligencia por eso mismo es nuestro el reto de la creación. Es simple esta matemática vital: reconocemos el valor de sumar y multiplicar para una sociedad en la que el vínculo colectivo es la primera escuela de paz.

Nuestro manifiesto es cotidiano y habita los pequeños actos y también los grandes gestos. Está en el día a día y no es solo una cuestión de calendarios. 

Por la vida ofrecemos la vida haciendo bien lo que cada quien sabe hacer: Juntos escribimos nuestra historia, la queremos leer mañana con orgullo. Porque no estamos solos”.

 

Departamentos Administrativos