log in

  

Antioquia tiene dos nuevos Puentes de la Esperanza

N. 242

Medellín, 18 de marzo de 2020

- Que benefician a la población rural vulnerable de los municipios de Carepa y Chigorodó, en la región de Urabá. Son infraestructuras seguras y confiables que mejoran la movilidad y la calidad de vida de la población campesina. 

- En Antioquia se han implementado otros tres pasos peatonales en Taraza, Valdivia, Ituango. Jaime Enrique Gómez Zapata, director del Dapard, anunció que otros puentes similares se encuentran en proceso de alistamiento. 

Mediante la suma y la articulación de esfuerzos de la Gobernación de Antioquia-Dapard, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD- y la Fundación Puentes de la Esperanza, con el apoyo logístico de los Consejos Municipales para la Gestión del Riesgo de Desastres –Cmgrd- de los municipios de Carepa y Chigorodó, se pusieron en funcionamiento dos puentes peatonales que favorecen a población vulnerable que antes no contaba con infraestructuras que les garantizara una movilidad segura sobre ríos y quebradas. 

Se trata de los puentes peatonales La Rosita y Viejo Esteban, construidos en la vereda Vijagual Medio del municipio de Carepa y en la vereda Guapá León del municipio de Chigorodó, respectivamente. 

A través del acuerdo de colaboración compartida, las entidades mencionadas y las administraciones municipales, bajo una metodología comprobada y la orientación de personal técnico especializado, construyen estas obras confiables. Las comunidades rurales aportan su mano de obra no calificada para realizar excavaciones, acopiar y aproximar materiales a los sitios de construcción. 

El director del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres –Dapard-, Jaime Enrique Gómez Zapata, señala que las rehabilitaciones de estas infraestructuras viales en zonas rurales mejoran la movilidad y la calidad de vida de las personas. Este es el caso del puente de 40 metros, construido sobre la quebrada Vijagual en Carepa, donde se benefician 50 familias, cuyos niños debían cruzar por el lecho de esta quebrada para llegar a su escuela. Cabe destacar que en temporada de lluvias quedaban totalmente aislados. 

Con respecto al puente peatonal en la vereda Guapá León de Chigorodó, explicó que este tiene una longitud de 46 metros y facilita que 157 familias cultivadoras de maracuyá y banano crucen de forma segura el caño Viejo Esteban. Anteriormente utilizaban un paso improvisado que generaba riesgos de accidente. 

A la fecha y gracias a este convenio se han implementado cinco pasos peatonales con esta metodología comunitaria en Taraza, Valdivia e Ituango. Gómez Zapata anunció que otros puentes similares se encuentran en proceso de alistamiento. 

 

Elaboró: Jacqueline Duque.
Revisó: Rafael Restrepo

Departamentos Administrativos