log in

El sentido de pertenencia es un asunto hereditario

Su acento es paisa y ese poncho blanco que no desampara lo ratifica. Y es que para Afiber Aguirre, el Himno Antioqueño es casi una oración obligatoria en su familia.

Afiber, quien nació en Mutatá y se trasladó a Belén de Bajirá hace 20 años "cuando se podían contar las casas de madera a primera vista" manifiesta que su sentido de pertenencia hacia esta tierra será la principal herencia que les dejará a sus familiares.

Al igual que sus tres hijos, Ferney, Mauricio y Leydi, sus siete nietos nacieron en Bajirá, tierra que los vio crecer con los ingresos que le generan la ganadería y la agricultura, actividad económica apoyada por la Alcaldía de Mutatá y a la asistencia técnica de la Gobernación de Antioquia.

Orgulloso de la bandera blanca y verde, Afiber chicanea asegurando que "acá la tierra es bendita porque nos brinda plátanos, arroz, yuca, maíz y piña de gran calidad". Orgullo que comparte con su nieto Johan Latorre, quien a sus 13 años manifiesta: "Antioquia trajo el desarrollo a nuestro corregimiento y no hay duda de los beneficios que representa ser antioqueño”.

Luego de mostrarse como un chico agradecido, Johan nos cuenta que un posible paso al Chocó sería sinónimo de "sufrimiento" para él y sus amigos. Igual lo considera su abuelo Afiber, el mismo que aprovecha las vacaciones forzadas del chico por el paro de maestros, para recordarle que gracias a la asistencia del Gobierno paisa llegó la luz, el alcantarillado y el agua potable a Belén de Bajirá.

Gobernación de Antioquia
Oficina de Comunicaciones
Escrito por: Jaime Herrera
Revisó: Sandra Arango
Belén de Bajirá, 8 de junio de 2017

Departamentos Administrativos